Carta a doña Jimena Díaz:

Hermosa sensibilidad de mujer, con oraciones dolorosas, qué duro debió ser ver partir a tu amor, no saber si va a volver. ¿Cómo se sintieron tus niñas? Desamparadas, posiblemente. Tu poesía es tu consuelo, tu esperanza es su regreso. No olvides las letanías hacia tu Dios para que proteja a tu esposo, que tenga piedad contigo y tus hijas. No llores demasiado, dale fuerza a tus niñas. Sé valiente como tu caballero. Ningún mal dura todas las lunas de una vida.
Detrás de un gran hombre hay una gran mujer, tú eres esa Diosa, la salvación de tu esposo, su hogar, su paz. Ni después de la muerte podrán separarse. No pierdas tu fe, es tu único aliento.
Sigue adelante, la vida no es demasiado injusta con las mujeres bondadosas. Recuerda a tu marido, y que el deseo de verlo cruzar por la puerta no te enloquezca. Enseña a tus hijas la hermosa sensibilidad de tus palabras; su existencia será más hermosa cuando las palabras nos acompañas, nos hace sentir libres aunque estemos atados al peor gobernante. Nos da una salida, una visión mágica de lo terrible y hermoso.
Promueve el viaje a mundos desconocidos.
Te escribiré pronto.
Osmary.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s